La neuroarquitectura para mejorar el proceso de aprendizaje a través de los espacios educativos universitarios en la UCSM – Arequipa

Tesis presentada por las bachilleres: Ortiz Díaz, María Fernanda y Villegas Molina, Grecia Lilia.  
Para optar el Título Profesional de: Arquitecto. 

Disponible en: <http://tesis.ucsm.edu.pe/repositorio/handle/UCSM/10726>

Hoy en día para que un país logre y mantenga el crecimiento económico necesita afianzar una buena educación superior, que desarrolle una cultura investigativa como una forma de difusión y creación de nuevos conocimientos. Sin duda alguna, la universidad es el lugar propicio para estas actividades, como señala la Ley universitaria N° 30220 parte de las funciones de la universidad son: 1. formación profesional, 2. investigación y 3. extensión cultural y proyección social.

Sin embargo, el Perú no destaca por sus niveles de investigación. Actualmente, por cada mil integrantes de la Población Económicamente Activa (PEA) solo hay 0.2 investigadores, mientras que el promedio de América Latina y El Caribe está en 1.3. A pesar de que en los últimos años el porcentaje de investigadores ha aumentado de 6% a 34%, la producción aún está por debajo de los países latinoamericanos como Chile y Colombia que llevan más de 10 años fortaleciendo su sistema educativo. (Romero, Silva, 2018).

En el caso de Arequipa, se ubicó en tercer lugar en el último Censo Nacional de Investigación y Desarrollo a Centros de Investigación (CONCYTEC) obteniendo un 5.3% del total de investigadores mientras que Lima agrupaba el 56.5%.

Así mismo, la Universidad Católica de Santa María, actualmente se ubica en el puesto 545 a nivel iberoamericano y el puesto 19 a nivel nacional en el ranking SIR IBER 2018 (SCImago Institutions Rankings), donde consiguió un 48 Out Put(O) correspondientes al número de documentos publicados en revistas indexadas a Scopus y un 25 High Quality Publications (Q1) Porcentaje de trabajos de la institución publicados en las revistas. (De-Moya-et al, 2020).

Ciertamente, la UCSM no ha logrado consolidar una infraestructura donde no solo se busque el planteamiento funcional o estético, sino que estos espacios permitan mejorar las habilidades cognitivas del estudiante universitario durante su formación como la analítica, el pensamiento productivo y la solución de problemas; considerando como un hecho que los estímulos en el entorno modifican nuestro comportamiento. (Restrepo Gómez, 2002).

No obstante, la arquitectura universitaria en nuestra ciudad no está enfocada en satisfacer este tipo de necesidades, sino que responde a principios constructivos y funcionales dejándose llevar por la forma y la estética propia de una arquitectura moderna.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>